La obtención de variedades de plantas de usos farmacéuticos y su cultivo a escala industrial

Marzo 2017

El mercado de las plantas medicinales ha crecido exponencialmente en los últimos años debido al renovado interés general en la adopción de remedios naturales para conseguir un estilo de vida saludable. Los principios activos definen la actividad biológica de las plantas medicinales y permiten su clasificación en quimiotipos, siendo su contenido el principal criterio para la selección, mejora genética y desarrollo de nuevas variedades. Además, sirven para controlar el rendimiento y la calidad del cultivo a escala industrial.

El uso de remedios de origen vegetal como medicamentos, así como de remedios de origen animal y mineral en menor medida, es mencionado desde las civilizaciones más antiguas (mesopotámica, egipcia, china, hindú, y griega). Desde entonces se ha hecho referencia a numerosas fórmulas empleándose aceites, alcoholes, vinos, grasas, miel, leche y cera como vehículos de los medicamentos hasta comienzos del siglo XIX, fecha a partir de la cual se  inicia el aislamiento de los principios activos de estos remedios naturales, dando lugar a una verdadera revolución industrial que culmina a mediados del siglo XX con los avances más importantes en la industria farmacéutica y con la casi completa sustitución de la “medicina natural o tradicional” con la “medicina moderna”, con la excepción de las terapias naturales y herboristería, donde aún se usan antiguos remedios de origen vegetal.

En esta época aparecen los primeros medicamentos industriales, ampliando el sector de los productos naturales con propiedades medicinales a las preparaciones farmacéuticas elaboradas con base en los mismos. Mientras que los productos naturales se han obtenido siempre desde el entorno natural, con el desarrollo de la industria farmacéutica también se ha fomentado el cultivo a escala industrial de las plantas de usos farmacéuticos y, consecuentemente, la obtención de nuevas variedades más productivas en los principios activos a aislarse. La explotación agrícola relacionada a la industria farmacéutica se hace indispensable para la salvaguardia de la biodiversidad que, a causa de la creciente demanda mundial, ha sido significativamente dañada por la recolección indiscriminada de especies vegetales silvestres.

Además de la importante cuestión medio-ambiental, la explotación agrícola garantiza una calidad reproducible y estandarizada del material vegetal utilizado como “material de partida” en la fabricación de los medicamentos a base de plantas, sean plantas medicinales, sustancias vegetales o preparados vegetales. A este fin, el Comité de Medicamentos a base de Plantas (HMPC) de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha desarrollado el documento “Directriz sobre Buenas Prácticas Agrícolas y de Recolección para materiales de partida de origen vegetal (GACP)” donde se recogen las recomendaciones para la aplicación de un sistema de garantía de calidad apropiado, en el cual se disponga de información detallada sobre toda la fase de producción agrícola, desde la selección de la variedad específica a cultivarse, hasta las condiciones de cultivo, cosecha, y secado debido a la importancia que tienen estas etapas en la calidad de la sustancia vegetal y por tanto en la calidad del producto terminado. También son indispensables en la fabricación de medicamentos las Buenas Prácticas de Fabricación (G.M.P.).

GLOBAL G.A.P. es una norma reconocida a nivel mundial que constantemente actualiza los requisitos necesarios para la certificación de Buenas Prácticas Agrícolas aplicables en diferentes productos agrícolas y, de hecho, desde el 1 de Julio de 2016 es obligatorio usar la nueva Versión 5.0 que obliga a los productores a trabajar solo con variedades inscritas en registros oficiales y a respetar las leyes de propiedad intelectual que aplican en cada caso.

Las G.M.P. son recomendaciones de aplicación en los procesos de fabricación de medicamentos, entre los que se incluyen aquellos preparados a base de plantas y, con el emergente uso directo de inflorescencias secas de Cannabis para fines medicinales, se puede obtener la certificación G.M.P. también para la fase de producción agrícola.

La difusión del uso medicinal de productos derivados del Cannabis, ha estimulado a que varias empresas se involucren en el sector de la obtención de variedades y, de hecho, empresas como Phytoplant Research están activamente desarrollando nuevas variedades caracterizadas por tener principios activos diferentes del principio activo psicotrópico históricamente más estudiado, el delta9-THC, y que resultan ser de extremo interés como “material de partida” para la industria farmacéutica, aportando así una alternativa concreta a la agricultura convencional y, al mismo tiempo, favoreciendo la comprensión de la aplicación en medicina de dichos principios activos (CBD, CBDV, CBG, CBGV, CBC, CBCV, delta9-THCV, y sus formas acidas), siendo aún no extensamente estudiados.

Se estima que hay unas 400-500 especies explotadas por la industria farmacéutica en la obtención de principios activos farmacéuticos (APIs), entre las que se ha realizado una escasa actividad de mejora genética para incrementar los contenidos de los principios activos y, a día de hoy, hay relativamente pocas obtenciones vegetales en la mayoría de estas especies.

Recientemente en España se está empezando a dar más atención a la obtención de variedades de plantas medicinales y, de hecho, en la última Asamblea General de ANOVE del 16 de marzo de 2017 ha sido formalmente creado y presentado un Grupo de Trabajo de Plantas de Usos Farmacéuticos.

Con respecto a la investigación científica sobre plantas medicinales y productos derivados, en Europa existe la “Society for Medicinal Plant and Natural Product Research (GA)” que, entre sus fines principales, pretende impulsar el fomento de la investigación y desarrollo en las áreas de los recursos genéticos, de la mejora genética y del cultivo a escala industrial de las plantas medicinales. Cabe mencionar que en junio 2016 tuvo lugar en Alemania la sexta edición del “International Symposium for Breeding Research on Medicinal and Aromatic Plants (BREEDMAP 6)” y la próxima edición tendrá lugar en Francia en 2020.  Phytoplant Research opina que ha llegado el momento de comenzar a trabajar de forma conjunta a nivel nacional para que la próxima edición de este simposio tenga lugar en España en el 2024.


Articulo de Phytoplant Research S.L. publicado en el blog de ANOVE,  asociación española que agrupa a las compañías y centros públicos dedicados a la generación de valor añadido con la obtención de nuevas variedades vegetales:

ANOVE



Compartir esta publicación